Campus de fútbol - Participa en los campus de fútbol de verano de los mejores equipos de España, Inglaterra e Italia

¿Cómo es la programación típica de un campus de fútbol?

Una semana de campus de fútbol incluye cientos de actividades, como entrenamiento del deporte, clases de inglés, juegos, excursiones, bailes, visitas guiadas, etc.

Cada actividad tiene su horario prefijado con anticipación para que los niños sean organizados durante su estadía en el campus.

Según la modalidad, (de día, durante la semana con alojamiento, con el fin de semana incluido, etc), el campus podrá tener más o menos actividades extras además de la práctica formal de fútbol y todas ellas son informadas a los padres cuando inscriben a sus pequeños en el programa.

Para comenzar, las mañanas se centran en el entrenamiento del fútbol, las clases duran aproximadamente tres horas, desde las 9 a las 12 por ejemplo, donde gracias a experimentados profesionales y entrenadores, podrán practicar todos los aspectos inherentes al fútbol, es decir, la técnica, la táctica y la estrategia.
En estas tres horas los niños podrán incorporar conceptos, practicar lo que necesitan, explotar sus habilidades y corregir sus defectos, por las marcaciones personales que el profesor les dirá a cada uno.

En todos los casos se les ofrece a los niños un refrigerio o almuerzo después del entrenamiento de fútbol para que recarguen sus energías, con menús saludables diseñados por nutricionistas y realizados con alimentos de primera calidad.

Por las tardes, los campus ofrecen clases de idioma inglés (en los casos de programas con entrada y salida diaria pueden ser dos veces por semana), que suelen durar de dos a tres horas, dónde aprenderán cómo desenvolverse en esa lengua en cualquier ámbito cotidiano y además, se les enseñan todos los términos aplicados al fútbol y al deporte.

En los campus en que los niños se retiran cada día, puede haber alguna actividad extra hasta el horario de salida, como por ejemplo, ingreso a la piscina o visitas al estadio o al museo del club que organiza el campus.

En los programas que incluyen alojamiento, una vez que terminan con las clases de inglés, se les sirve la comida y cuando finalizan, tienen dos horas más de diversión antes de irse a dormir.
En este lapso se organizan diferentes actividades, como por ejemplo, bailes de disfraces, concursos de baile o canto, juegos de ingenio, películas u obras de teatro, karaoke, juegos de mesa, etc. Siempre a la misma hora (por ejemplo a las 22) deben dirigirse a sus habitaciones a descansar.

El tercer tipo de campus incluye estadía también el fin de semana. En estos casos, no se imparten clases de inglés ni se entrena fútbol durante el sábado y el domingo, sino que se dedican a aprender y hacer ejercicio de una manera diferente.

Para ello, suelen organizarse visitas guiadas y excursiones a sitios de interés, como ser museos, parques nacionales, edificios públicos, etc. mayormente, la guía es en inglés.

Además, se ofrecen otras actividades al aire libre en los alrededores del campus, que incluyen caminatas, paseos en bicicleta, uso de la piscina, práctica de otros deportes, rafting, etc.
Cabe destacar que en todas las actividades, los monitores y profesores están con los niños para cuidarlos y asistirlos si lo necesitan.